Específicamente en cuanto a la denuncia de que la fundamentación de la defensa no fue considerada, se advierte que el tribunal de alzada, en estricta relación a lo relatado en la Sentencia, concluyo que el acusado, con plena conciencia de lo que hacía y la diferencia de edad con la víctima, por cuando ésta contaba con siete años de edad, intento consumar el delito de Violación, conclusión que emerge de las pruebas de cargo producidas e incorporadas al juicio oral, ya que el Tribunal inferior resolvió adjudicar credibilidad a los testigos de cargo del Ministerio Público, así como a los informes psicológicos y médicos, especialmente a la testigo-víctima, ya que su testimonio prestado ante una psicóloga o ante un tribunal tiene aptitud y suficiencia para enervar el principio constitucional de presunción de inocencia por no existir razones objetivas que invaliden sus afirmaciones i provoque dudas que impidan formar la convicción del Tribunal.